seguinos:

Plasma rico en plaquetas

El plasma rico en plaquetas o PRP es uno de los tratamientos más avanzados que hay en rejuvenecimiento. Se obtiene de la separación de los componentes de la sangre mediante centrifugación. Por un lado quedan los hematíes y leucocitos y por otro, el plasma con las plaquetas. Es ideal para aquellos casos en los que se desea mejorar el aspecto de la piel, aumentar su firmeza ,luminosidad y cierre de poros. En definitiva, el plasma enriquecido tiene un efecto rejuvenecedor y estimulante celular muy intenso.

El plasma rico en plaquetas ayuda a activar el organismo en la zona donde se liberan sus factores de crecimiento, permitiendo reconstruir el tejido dañado, lo que causa un efecto reparador que se aprovecha, en medicina estética, para rejuvenecer la piel de diferentes áreas de cuerpo, pero especialmente del rostro. El tratamiento de bioestimulación con PRP es ideal como tratamiento de base incorporado a los cosméticos y sigue sorprendiendo a los expertos por sus ventajas y los magníficos resultados que se obtienen con su aplicación. Las plaquetas liberan estos factores de crecimiento fibroblástico y vasculat que en las primeras 48 horas inician los procesos de regeneración tisular.

El tratamiento médico con plasma enriquecido se trata de una técnica de regeneración de la piel que permite, mediante la estimulación los fibroblastos y la elastina, suavizar las arrugas y aportar un aspecto joven y terso a la piel. Su aplicación se recomienda en pieles más maduras que han perdido colágeno y su capacidad de regeneración celular, pero también es útil para las pieles más jóvenes como tratamiento preventivo.

El plasma rico en plaquetas, que es un material biológico, debe obtenerse de la misma sangre del paciente. Un tratamiento natural y fisiológico que utiliza las propias proteínas de nuestro organismo, seleccionadas y concentradas, para que reparen el daño producido por el paso del tiempo o por las lesiones solares. Al tratarse de un producto obtenido del propio paciente no tenemos riesgos de alergias ni de intolerancias al mismo.

El tratamiento de bioestimulación con PRP es ambulatorio, por lo que se puede realizar en la misma consulta. Tras la limpieza y preparación de la zona a tratar se aplica una crema anestésica. Se realiza una extracción de sangre del propio paciente, de la que se obtendrá el plasma rico en plaquetas, tras someterla a una centrífuga y activarla. Una vez preparada se aplicará a través de multipunciones con una aguja muy fina, en forma de mesoterapia.

El número de sesiones dependerá del estado de la piel de cada paciente, siendo el protocolo habitual para este tratamiento de 2 sesiones espaciadas cada mes. A partir de la segunda año deberá realizarse un mantenimiento que consistirá en una sesión cada 6 o 12 meses.

Los factores de crecimiento del plasma rico en plaquetas tienen que actuar estimulando el tejido, por tanto, no hay un resultado instantáneo. Los efectos aparecen con el paso de los días y aumentan a medida que éstos transcurren. El efecto es máximo a los 20/30 días tras el tratamiento.

× Â¿Cómo te podemos ayudar?